martes, 19 de agosto de 2008

El Machismo en la Historia: La Inquisición de la Mujer.

*************************************************************
*************************************************************
Aquí pensando me encontraba sobre qué tema podría escribir hoy, cuando de sopetón me llegó la inspiración. Y ésa tenía relación sobre un tema, que aún siendo miembro masculino yo mismo, siempre he criticado y me he divertido con ello. ¿Y a qué tema me refiero? Pues muy fácil, al machismo y tendencias machistas que siempre han surgido en la evolución humana en sus diversas etapas en contra de la libertad y la vida de nuestras hermanas féminas.
Así, doy comienzo desde el pasado de nuestra historia, y tratando el tema desde algunos de los personajes más famosos que han sufrido igualmente las injusticias de este mundo en el cuál vivimos. De ese modo, para empezar, tomaré dos personajes pertenecientes a la época de la Roma Antigua. Y el primero de ellos, será una de las mujeres mas grandes y famosas de toda la historia: Cleopatra VII, última reina de Egipto.

Cleopatra VII Filopator Nea Thea murió aproximadamente en el 30 a.C. en aquel suicidio ya legendario con el áspid del desierto. Siendo acompañada en su muerte por su último amante, del que se hallaba enamorada, el gran conquistador romano Marco Antonio, tras una vida en la que había luchado con las posibilidades que tenía desde su posición para mantener el reino de los faraones fuera del imperio romano.
Con su muerte, además, fue asesinado de la misma forma Cesarión, su único hijo y siendo producto éste de su famosa relación de amor con el gran Julio César, aún habiendo hecho un último intento la madre para mandarle lejos y poder salvarle. Pero los chacales romanos le dieron caza y ajusticiaron.
Podría mucho escribir, pues el Egipto Antiguo siempre ha sido una de mis debilidades (una vez… hasta me leí un tomo entero de enciclopedia sobre esta civilización XD), pero me saltaré todo eso para llegar al quid de la cuestión. Y ése es…
Esta mujer fue el sinónimo no solo de la mujer, sino de la persona, que lucha con todas sus ganas y todas sus capacidades para lograr que su país, que siempre ha mantenido una historia legendaria, siga siendo soberano de sí mismo. De la misma forma que nosotros, que cada uno de los que aquí estamos en este mundo, cuando precisamos o deseamos de algo, luchamos por ello. Así, lo que le sucedió a Cleopatra, sería lo mismo que nosotros sentiríamos si un poderoso imperio extranjero conquistara nuestro país para obligarnos a pagarles tributos de comida y dinero siempre que esos extranjeros lo desearan.
Sin embargo, aún siendo ésa la verdad, ¿qué ha sucedido? Pues que a lo largo de la historia, al ser Roma la “cuna de la civilización”, el personaje de Cleopatra ha sido perseguido y destrozado. Siendo un ejemplo las palabras de grandes personajes como Virgilio, Séneca o incluso el propio Dante Alighieri en su Divina Comedia (colocando a la reina egipcia en unos de los versos del infierno como si fuera una mera prostituta). En las que todos ellos han mancillado el nombre de ese personaje. Y con esto, ¿qué es lo que sucede a lo largo de la historia?
Pues que al ser Roma lo que fue Roma, todos los grandes escritores y las tendencias nacían del cómo los romanos veían el mundo. Y así… ¿Cómo se iban a dedicar a atacar a sus propios héroes? Pues sólo merecían ser atacados y verse convertidos en villanos sus enemigos. Y esa “bruja” egipcia que vivía sin pagar tributos a la gran Roma (pues solo ellos tenían la razón), y que además seducía a sus heroicos generales como cualquier prostituta, viviendo en libertad y sin molestar a otros países. No podía seguir existiendo. Y ante eso, solo había dos opciones.
Primero, intentar que aceptara que Egipto se convirtiera en una nueva provincia romana (pues el trigo de sus almacenes, era importante para Roma). Y segundo, si no se lograba lo primero, directamente asesinarla para colocar de señor del país de los faraones a un renombrado romano.
¿Pero la consecuencia de eso cual fue? Pues que hasta en la actualidad aún quede gente que no solo sigue ensuciando el nombre de tal personaje sin saber nada de su historia, sino que además, incluso tacha de prostitutas o de cosas peores a toda mujer que busca hacer su vida en libertad y con sus propios pensamientos. Naciendo así machistas, violadores y maltradores, que solo piensan que porque él es hombre, y la mujer es mujer, ya tiene derecho por eso a imponer su ley a aquella que esté cerca de él.
Por último, para completar.
Si de Cleopatra se ha maltratado el hecho de que se uniera en relación amorosa con Julio César y Marco Antonio. ¿Qué podemos decir de esos dos?, ¿los grandes y gloriosos generales romanos? Pues que ésos eran reconocidos no solo por sus grandes capacidades para las guerras y las victorias. Sino que también eran muy conocidos por su facilidad para la seducción y del llevarse a la cama a las mujeres jóvenes que les rodeaban.
¿Y qué verdad tenemos ahí? Pues que cuando una mujer se lleva a la cama a varios hombres, es una vulgar prostituta. Más sin embargo, cuando un hombre se dedica a seducir y a llevarse a la cama a muchas mujeres, es un héroe nacional. ¿Y ante eso que veo yo? Pues que no se necesita ser mujer para reconocer las injusticias del mundo.
Siendo cierto igualmente otra cosa, y eso es un dicho que yo siempre recordaré: “No ofende más un personaje depravado sino a otro personaje de su misma raza y condición pero siendo normal. Y eso es porque el normal comprende que por culpa de individuos tan repelentes como ese depravado, todos los demás de esa raza se llevan la mala fama”.
Cómo este caso de Cleopatra, mucho ha habido. Así, hasta nombres como Mesalina (que ésta sí era una pécora, porque utilizaba venenos para librarse de amantes y hacía según que cosas) merecen casi un lavado de imagen. Porque si Mesalina hubiera sido un hombre, tener por seguro que nunca habría pasado a la historia. Ya que al solo ya pasar a ser hombre, eso le habría servido para dar “legalidad” a sus actos degradados.
Y de este modo, y por último, finalizo esto con unas palabras.

Mientras nosotros, los hombres, no aprendamos a respetar como debemos a esos seres hermosos con los que tenemos el orgullo de vivir nuestras vidas, no podremos realmente ser felices. ¿Pues cómo pueden algunos hallar la felicidad en sus vidas cuando aquellas diosas que les han regalado su corazón, no dejan de llorar por los golpes y el daño recibidos? Porque al menos en mi caso, siempre me enamoraría mucho más ver siempre con una sonrisa feliz en la mujer que amara, que no verla llorar a cada momento.Pues con eso, si ella se sentiría mal, yo me sentiría aún peor. Pues la única verdad es que yo me sentiría como algo tan asqueroso, que no sería capaz de salir a la calle nunca de nuevo.

1 comentario:

Wendy dijo...

Es interesante. Mi cuento "Entre niños" también trata sobre el machismo, de cierta manera.